Categoría Knowledge

El profesor Jon Landa participa en el programa internacional de investigación de Agirre Lehendakaria Center y desarrollará dos proyectos en la Columbia University

El profesor Jon Landa participa en el programa internacional de investigación de Agirre Lehendakaria Center y desarrollará dos proyectos en la Columbia University

Dentro del programa internacional de investigación que Agirre Lehendakaria Center y su Fundación (ALC-ALF) impulsan y promueven de la mano del centro AC4 (Advanced Consortium on Cooperation, Conflict, and Complexity) de la Columbia University, el profesor Jon Landa acaba de empezar su estancia de investigación en Nueva York.

 

Landa está ya trabajando en la Columbia University, en donde desarrollará principalmente dos trabajos.

 

En primer lugar, finalizar un estudio de la situación de los delitos de odio que tenga en cuenta de forma particular una comparación en su diseño y aplicación en Estados Unidos respecto de las tendencias propias de los países europeos. En este aspecto, una de las similitudes que ya ha detectado es la “desviación” de este tipo de regulación hacia campos ajenos a su matriz histórica: esto es, usar los delitos de odio no tanto para proteger a las minorías históricamente marginadas y discriminadas, sino para reprimir y hacer frente a fenómenos más ideológicos, de tendencia extremista, que en la literatura americana se conoce como “terrorismo doméstico”.

 

La segunda línea de investigación se dirige a recoger la literatura e iniciar el estudio del delito de ecocidio como posible “nuevo” crimen internacional, para lo que el Earth Institute de la Universidad de Columbia, en el que el centro AC4 está integrado, representa un lugar ideal para una aproximación interdisciplinar.

 

La residencia de investigación se convierte además en una oportunidad para los investigadores vascos por la amplia red de contactos y de interlocutores de alto nivel que la propia Columbia University ofrece.  

Perfil de Jon Landa

Jon-M. Landa es actualmente Catedrático de Derecho Penal en la Facultad de Derecho –Bizkaia- de la Universidad del Pais Vasco (UVP-EHU) y Director de la Cátedra UNESCO de Derechos Humanos y Poderes Públicos UPV/EHU (http://www.katedraddhh.eus).

Sus principales líneas de investigación tienen que ver con el racismo, la xenofobia, la discriminación así como con los delitos de odio, terrorismo, crímenes contra la humanidad y penología.

 

Landa ha sido profesor o investigador visitante, entre otras, en las universidades de Hamburg (2000 DAAD), Heidelberg (2004 DAAD) y, recientemente, en el Lauterpatch Centre for International Law de la Universidad de Cambridge (UK, 2010, 2011,2012, 2014), Viena (2016), Edinburgh (2018) o Berlín (2019, 2022).

Read more
Co-creando sobre la figura del conector comunitario: ALC desarrolla una sesión en Bilbao con agentes especializados en la materia
ALC - Sesión Bilbao - conector comunitario

Co-creando sobre la figura del conector comunitario: ALC desarrolla una sesión en Bilbao con agentes especializados en la materia

ALC ha desarrollado una jornada de trabajo y co-creación con agentes regionales de Euskadi en torno a la figura del conector/a comunitario/a, llegadas desde Matia Fundazioa, Fundación Argia, Grupo SSI, Asociación Gaude, Osakidetza - departamento de salud de Uribe Kosta, Fundación EDE, Bizkaia Gara, Adinberri y la Fundación Doble Sonrisa.

Durante los últimos dos años, ALC ha participado en la co-creación de este rol, dentro del proyecto Mi casa: Una vida en comunidad. Esta iniciativa se enmarca en la red de proyectos de experimentación en desinstitucionalización impulsada por el Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030 desde enero de 2023. Como parte del proceso de experimentación, ALC lidera el proceso de co-creación de nuevos roles comunitarios que permitan abordar los retos de desinstitucionalización y su prevención. 

El objetivo de la sesión de co-creación en Bilbao fue contrastar con agentes especializados las principales ideas clave obtenidas en el proceso de escucha y experimentación en el marco del proyecto Mi Casa. A partir de las soluciones innovadoras que ya se están impulsando en Euskadi en el ámbito de los cuidados, las participantes reflexionaron sobre cómo aterrizar los elementos clave al contexto local y complementar el análisis realizado por ALC y Plena Inclusión. En esta sesión se pudieron en común la diversidad de escenarios y referencias, generando un espacio de aprendizaje conjunto sobre los nuevos roles comunitarios para el abordaje de retos complejos.

 

Análisis narrativo sobre los nuevos roles comunitarios

Durante el marco del proyecto Mi casa: una vida en comunidad, ALC ha acompañado a conectore/as comunitario/as de 6 territorios distintos del estado español, donde se han testado múltiples herramientas a través del ejercicio de mapeo y escucha comunitaria. 

Este proceso ha permitido identificar las percepciones iniciales acerca de la figura que han sido contrastadas y validadas en espacios colaborativos de interpretación colectiva. 

A lo largo de todo este proceso se han ido abriendo numerosas posibilidades para la figura, que reflejan la importancia del mismo como un agente de cambio en la inclusión social. Estas etapas iniciales han dado lugar a cuatro ideas clave que han surgido a través de la colaboración conjunta y la evaluación territorial:

 

  1. Es necesario valorar el proceso en sí, no solo las acciones. Y hay que tener en cuenta que los cambios culturales se producen a largo plazo.
  2. El conector comunitario cumple unas funciones y roles que van más allá de ser un guía de ocio.
  3. El desarrollo comunitario trasciende la figura del conector.
  4. Existe una resistencia al cambio en el sector.

 

Identificados estos cuatro patrones, el objetivo de la sesión era el de analizar y debatir en el grupo las características de estas narrativas. Y, a partir de ahí, trabajar en un proceso de co-creación de esta figura aterrizada al contexto local.

Análisis conjunto sobre los perfiles

Estas son algunas de las cuestiones que apuntaron los agentes especializados durante la sesión:

La importancia de la interconexiones

El impacto que puede generar el rol del conector comunitario se pone a veces en duda. Y es imprescindible que este perfil esté integrado en la comunidad. Cada barrio y lugar es diferente y tiene una realidad concreta. La comunidad también debe abrirse para recibir e integrar a estos nuevos roles:

“El cambio de mirada a la que nos dirigimos es a toda la comunidad, si la comunidad no está dispuesta a acoger a la gente es complicado”.

 

Algunos agentes consideran imprescindible que la persona tenga un vínculo previo con la comunidad en que se realiza la intervención. En cualquier caso, las instituciones locales deben facilitar y poner a disposición las herramientas e instrumentos para apoyar el proceso de integración del conector.

 

Los agentes que ya están desempeñando este rol en Euskadi señalaron la importancia de diseñar un sistema de seguimiento efectivo para las intervenciones que se están impulsando: La comunidad no se sostiene a lo largo del tiempo. Aunque tú les des un poder, también hay que dar un seguimiento. Dependerá de la intensidad en cada momento, pero hay que darlo”.

El rol de las instituciones

Las instituciones deben ser las principales garantes de la figura del conector comunitario: “Esta figura, aparte de creérsela, hay que trabajarla con la administración; porque hay que plantear los procesos de otra manera”.

 

La forma en que se gestionan, financian y evalúan los proyectos limita sustancialmente la capacidad de experimentación del sector público. Por ello, se requieren estrategias que incorporen nuevas herramientas para medir, entender y adaptarse a entornos complejos que cambian rápidamente. “Medir el impacto es complejo pero la percepción del usuario es imprescindible. Y también es importante la valoración que hagan las instituciones en cuanto a las redes que se están creando”.

Funciones esenciales del rol: más allá de un mero conector de recursos

 

El/la conector/a empieza a percibirse como una figura que desborda un mero “conector de recursos”. Las nuevas figuras comunitarias desempeñan un papel fundamental en el fortalecimiento y desarrollo de la comunidad, que va más allá de la temática concreta de la desinstitucionalización, la salud mental o el envejecimiento.

 

Las profesionales que se dedican a ello tienen que ser conscientes del valor que generan. Hay que gestionar la insatisfacción por no poder generar cambios tangibles en un contexto marcado por la incertidumbre: “Esperamos respuestas a corto plazo, pero este cambio es de muy largo plazo. Para los conectores comunitarios es complicado y frustrante esto”.

 

Existe un debate sobre si esta figura se tiene que construir sobre un perfil profesional que ya existe (como es el caso de las enfermeras comunitarias, los monitores o dinamizadores locales), o si se trata de una oportunidad para co-crearlo de manera conjunta desde cero: “Nos parece interesante intentar aprovechar la oportunidad de la situación insostenible que vivimos en el ámbito sanitario” 

 

La flexibilidad es una de las características esenciales del rol: “El conector comunitario necesita estar en la calle y tener dedicación completa”.

Conclusiones

La información obtenida en la sesión permitió a ALC validar la información ya recogida en la fase de escucha y experimentación:

- Muchos de los retos (enfermedad avanzada y soledad no deseada, cuidados en el final de la vida, desinstitucionalización de determinados servicios) no encuentran fácilmente respuesta por parte de los servicios sanitarios, y por lo tanto, el apoyo de los demás sectores, ámbitos sociales y comunidad en su conjunto adquiere una gran relevancia. 

-Los nuevos roles comunitarios surgen como una pieza clave para garantizar una mayor conexión entre las iniciativas que impulsan las instituciones, empresas y organizaciones en el ámbito de los cuidados. 

-El valor añadido de estos roles es promover nuevas capacidades para garantizar que existe una conexión permanente entre las percepciones de una determinada comunidad y las estrategias e intervenciones que se están desarrollando. 


-Se ha identificado una dificultad muy importante a la hora de recoger información cualitativa que nos muestre los comportamientos y percepciones sociales
. En general, existe dificultad para entender de una manera profunda las dinámicas sociales y cómo interactuar en ellas. Por ello, se ha consensuado que en próximos pasos se profundice en observar las distintas herramientas existentes para escuchar la diversidad de voces de un territorio y poder trabajar en la construcción de infraestructuras de cambio e innovación social que estén conectadas con las percepciones comunitarias.

Read more
Oferta de empleo: Técnico de comunicación en Agirre Center

Oferta de empleo: Técnico de comunicación en Agirre Center

Agirre Lehendakaria Center (ALC) es un laboratorio de Innovación Social integrado en Euskampus Fundazioa. Su ámbito de actuación es la investigación y experimentación sobre nuevos modelos de desarrollo humano sostenible.

 

Alcance

Implementación de una estrategia integral de comunicación de proyectos de innovación social: www.agirrecenter.eus 

 

Funciones

 

  • Redacción y producción de contenidos (textos, audios y videos), así como piezas para publicar. 
  • Apoyo en la gestión de canales y herramientas de comunicación (RRSS, web, newsletter mensual y otros).
  • Apoyo en la gestión de diferentes soportes (vídeos, podcasts, página web).
  • Apoyo en la edición de la revista K (edición de textos, gestión de escritores y coordinación general).
  • Elaboración de memorias anuales. 

 

Requisitos

 

  • Titulación universitaria superior en periodismo, comunicación audiovisual, filología o publicidad y marketing. 
  • Idiomas: competencia total, hablada y escrita en inglés, euskara y castellano (acreditada).
  • Competencias en producción y edición de fotografía, video y audio.
  • Habilidades comunicativas habladas y escritas, capacidad óptima de redacción, expresión y análisis.
  • Paquete Office, Dominio WordPress y similares, MailChimp, Adobe Illustrator y Photoshop, edición (audio, vídeo).
  • Experiencia de al menos tres años en la gestión comunicativa organizacional. 

 

Se valorará

 

  • Dominio o conocimiento de otros idiomas.
  • Permiso de conducir B.
  • Flexibilidad, capacidad relacional.
  • Colaboración y trabajo en equipo.

 

Incorporación

A partir de Febrero 2024.

 

Las personas interesadas deberán enviar los currículums y la carta de presentación a los siguientes emails, antes del 26 de enero (inclusive), con la oferta de comunicación como referencia: info@agirrecenter.eus

Read more
Oferta de empleo: Responsable de gestión administrativa de proyectos en Agirre Center

Responsable de gestión administrativa de proyectos en Agirre Center

Agirre Lehendakaria Center (ALC) es un laboratorio de Innovación Social integrado en Euskampus Fundazioa. Su ámbito de actuación es la investigación y experimentación sobre nuevos modelos de desarrollo humano sostenible. 

 

Alcance

Gestión administrativa de proyectos de innovación social: www.agirrecenter.eus

 

Funciones

Apoyo para la gestión económica y administrativa de proyectos de innovación social

 

  • Tareas administrativas relacionadas con la documentación del centro, gestión de viajes y logística, memorias, gestión interna con la universidad, correo y material de oficina. 

 

  • Tareas de gestión económico – financiera: elaboración y seguimiento de presupuestos, gestión de gastos, Recepción, emisión y registro de facturas, gestión bancaria, implementación de un sistema de control de costes, supervisión de la gestión de tesorería, contabilidad, planificación a corto y largo plazo. 

 

​​

Requisitos

 

  • Titulación universitaria superior en administración y dirección de empresas;
  • Idiomas: inglés, euskera y castellano (acreditados).
  • Experiencia mínima de tres años en tareas administrativas y gestión de proyectos, tratamiento de información y documentación; 
  • Flexibilidad, capacidad relacional y habilidades comunicativas; 
  • Capacidad de organización y planificación;
  • Colaboración y trabajo en equipo; 

 

Se valorará

 

  • Dominio o conocimiento de otros idiomas;
  • Permiso de conducir B;
  • Dominio de programas de contabilidad.  

 

Incorporación

A partir de Febrero 2024.

Las personas interesadas deberán enviar un currículum vitae y carta de presentación a la dirección de correo electrónico info@agirrecenter.eus con la referencia técnico administrativo antes del 26 de enero (incluido). 



Read more
ALC impulsa Laboratorios de Innovación Social para testar nuevos enfoques en políticas de drogas

Agirre Lehendakaria Center lleva meses trabajando en el  programa COPOLAD III. Nuestra labor en este proyecto se centra en implementar laboratorios de innovación social especializados en políticas sobre drogas. En Chile nos centramos en el consumo y prevención en infanto-adolescencia; en Colombia abordamos la inclusión social de las personas jóvenes en entornos urbanos y semi-rurales; en el caso de Perú apoyaremos la creación de un sistema de alerta temprana para detectar la violación de derechos humanos; y en Uruguay estamos explorando la posibilidad de testar políticas de alternatividad al encarcelamiento con enfoque de género (DAIS). 

 

Hace unos meses iniciamos el laboratorio en Chile, que se encuentra actualmente en la fase de identificación de áreas de oportunidad para la región del Maule. Actualmente, estamos inmersos en la puesta en marcha del laboratorio en Colombia, en las zonas de Cali (barrio Sucre) y Santander de Quilichao (barrio El Porvenir). Perú y Uruguay iniciarán en los próximos meses. En este artículo te contamos este proceso con más detalle y nuestras percepciones en este momento.

Proceso en Colombia

La semana pasada iniciamos la fase de lanzamiento del laboratorio de Innovación Social en Cali, barrio Sucre, y Santander de Quilichao, barrio el Porvenir, en colaboración con Corporación Viviendo y el Ministerio de Justicia y del Derecho de Colombia. Esta iniciativa se enmarca en el acompañamiento de COPOLAD a la política colombiana sobre drogas que tiene como uno de los ejes centrales el cambio de narrativas.

El objetivo del laboratorio es generar un espacio para la experimentación en políticas públicas sobre drogas, con el foco en los jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Se trata de una temática amplia que nos permitirá ir más allá del consumo y experimentar en áreas como la inclusión social y la gastronomía. Este proceso reconoce su gran bagaje cultural y alimentario que se refleja en su dispensario de ingredientes como el viche, amasijos, envueltos y prácticas alimentarias como las ollas comunitarias. Desde hace unos años se han posicionado como símbolos de resiliencia y cooperación de la comunidad. 

 

Estos elementos no solo representativos de la gastronomía local, se visibilizan como una oportunidad para abordar los retos desde una perspectiva integral. En el marco del laboratorio, estamos testando el enfoque de innovación social en dos contextos diferentes, que nos permitirá conectar, comparar y aprender de las dos experiencias: por un lado, en una zona semi-rural en Santander de Quilichao, en el barrio el Porvenir; por otro, en la zona urbana del barrio histórico de Sucre en Cali. 

COPOLAD_ALC

Tras una primera recogida de información realizada por los equipos locales, la Corporación Viviendo, el Ministerio de Justicia y del Derecho y la Secretaría de Salud en Santander de Quilichao, organizaron dos sesiones de interpretación colectiva para realizar un primer contraste de las narrativas identificadas en los dos territorios. En las sesiones participaron agentes muy diversos, incluyendo líderes comunitarios, instituciones, fuerzas de seguridad del estado, personas que usan drogas y familias, y asociaciones y organizaciones de base comunitaria, entre otros. 

Además de estas sesiones, se desarrollaron espacios de escucha con grupos y colectivos que se han movilizado de forma comunitaria para transformar realidades complejas, dolorosas y sacudidas por factores como la violencia y el microtráfico de droga. La participación de estos agentes en los laboratorios de innovación social está orientada a conseguir buscar juntos salidas a estas problemáticas que les afectan.

Nuestra función se centró en facilitar y dinamizar esas sesiones para, por una parte, dialogar sobre los retos y oportunidades a los que se enfrentan los jóvenes en los territorios y sobre las soluciones innovadoras en tema del consumo e inclusión social y hacer un mapeo sobre las opciones actuales. Y, por otro lado, trabajar con los equipos para instalar las capacidades del enfoque de innovación social en los territorios y reforzar el trabajo que se está realizando.

Primera fase del proyecto: la escucha

En la escucha pondremos el foco en las narrativas de transformación que hemos identificado en los dos barrios en los que trabajamos, y cómo estas narrativas se interrelacionan con la situación de vulnerabilidad en que se encuentran los jóvenes. En esta primera iteración de la escucha, los equipos han identificado la brecha que existe entre la narrativa de cambio estructural que opera en los territorios, y las respuestas puntuales que se están dando a nivel comunitario desde lo artístico, lo cultural y los micro-emprendizajes. Es aquí donde queremos incidir con el enfoque, para conseguir conectar estas acciones en todos los niveles y amplificar su impacto, escuchar a todo el sistema incluyendo las voces del poder y poder experimentar con nuevas soluciones en esa brecha o gap

En este sentido, el laboratorio plantea un enfoque sistémico para operar en 5 niveles de impacto. En esta primera visita, hemos facilitado espacios de escucha con agentes locales en el nivel comunitario y pequeña y mediana escala, como son el colectivo Puerto Resistencia, Sapiencia, Innpulsa, las huertas comunitarias del barrio Calipso, o la Casa Arboleda. En las siguientes fases del proceso, los equipos profundizarán en las narrativas de los agentes mencionados y reforzarán la conexión con empresas e instituciones (voces del poder). Esta parte resulta la más sensible dada la desconfianza hacia las instituciones locales y regionales, sobre todo después del estallido social. El proceso de escucha y mapeo sentará las bases para identificar potenciales áreas de oportunidad en los territorios.

Tras las sesiones de trabajo, los equipos locales han puesto en valor el enfoque propuesto por Agirre Center para complementar las acciones que ya están realizando a través de los elementos básicos de innovación social (escucha, mapeo, interpretación colectiva y co-creación). Además, mencionan que las herramientas para la sistematización apoyarán la toma de decisiones más estratégicas y el desarrollo de un sistema de gobernanza con mayor capacidad de adaptación a las dinámicas sociales cambiantes. El objetivo principal del laboratorio es el desarrollo de capacidades en los equipos locales; para ello, el equipo de Agirre Center y COPOLAD realizarán un trabajo de adaptación de las herramientas y metodologías al territorio, manteniendo una discusión permanente con los equipos sobre lo que está funcionando y lo que no. Asimismo, se facilitarán espacios que tendrán lugar de forma sistemática para la devolución y contraste permanente del proceso con la comunidad y así generar un análisis compartido.

Como próximos pasos, los equipos locales (1) iniciarán el monitoreo de canales de escucha existentes y nuevos en cada uno de los territorios, (2) reforzarán el mapeo de agentes e iniciativas estratégicas, y (3) sistematizarán las potenciales áreas de oportunidad identificadas – entre ellas, micro-emprendimientos de productos gastronómicos como el viche liderados por mujeres, el desarrollo de un potencial centro educativo y cultural en un bien inmueble incautado (SAE), diseño de un sandbox regulatorio para experimentar en materia de empleabilidad, rediseño del rol de los cuerpos de seguridad, o iniciativas en el marco de housing first, todo ello conectado con los dispositivos comunitarios liderados por la Corporación Viviendo, la ruta turística comunitaria en Santander de Quilichao y otras iniciativas existentes en los territorios

Así, conseguiremos avanzar en los próximos meses con la sistematización de todo el proceso y la identificación de los primeros perfiles etnográficos y visualizaciones. Tenemos prevista una segunda visita en febrero de 2024 para realizar un análisis compartido con la comunidad de la nueva información recogida por los equipos. 

Qué es el Programa COPOLAD

El programa COPOLAD III tiene como objetivo promover el diálogo técnico y político entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea en temas de drogas. Por medio de herramientas de cooperación internacional birregional, bilateral, triangular y Sur-Sur pretende, como en fases anteriores, generar un espacio privilegiado para el análisis y discusión de los principales desafíos vinculados al diseño e implementación de políticas de drogas, con la posibilidad de iniciar procesos transformadores y de innovación dirigidos a mejorar la eficacia de las intervenciones y, al mismo tiempo, mejorar sus resultados para el desarrollo sostenible.

El programa interviene en 31 países y tiene una duración de 48 meses, habiendo comenzado su ejecución en febrero 2021. La Organización Internacional Ítalo-Latinoamericana (IILA) colidera el consorcio junto con FIIAPP. La Deustche Gesellchaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y el European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (EMCDDA) participan directamente en ciertas acciones impulsadas, siendo ambas entidades beneficiarias de subvenciones. Además, el programa suma a las instituciones de los estados miembros involucradas en las políticas de drogas.

Read more
Oferta de empleo: Coordinador/a de Proyectos de Innovación Social en Agirre Center

Coordinador/a de Proyectos de Innovación Social en Agirre Center

Agirre Lehendakaria Center (ALC) es un laboratorio de Innovación Social integrado en Euskampus Fundazioa. Su ámbito de actuación es la investigación y experimentación sobre nuevos modelos de desarrollo humano sostenible.

 

Funciones:

  • Coordinación de proyectos de innovación social locales e internacionales; evaluación, dinamización, contraste, proyección de resultados y elaboración de informes.
  • Apoyo en el proceso de implementación de procesos de escucha profunda, mapeo, co-creación y co-diseño en base al enfoque de trabajo de Agirre Lehendakaria Center (ALC).
  • Codificación de la información, integración de la información en matrices de evaluación, análisis e identificación de patrones.
  • Sesiones de apoyo y formación en remoto.
  • Generar nuevos proyectos.

 

Requisitos imprescindibles:

  • Titulación universitaria superior (preferiblemente grados relacionados con humanidades, ciencias sociales, educación);
  • Capacidad de trabajo óptima en euskera y en inglés (escrito, hablado, lectura)
  • Experiencia demostrable de al menos 3 años en puestos o funciones similares;
  • Adaptación al enfoque y la metodología de trabajo;
  • Flexibilidad, capacidad relacional y habilidades comunicativas;
  • Capacidad de combinar la gestión de procesos distintos y en diferentes idiomas.

 

Se valorará:

  • Capacidad de colaboración y trabajo en equipo;
  • Conocimiento de otras lenguas.
  • Conocimiento o experiencia en agenda 2030, transformaciones urbanas y demográficas, desarrollo humano sostenible.
  • Conocimientos de ciencia de datos, visualización, análisis y/o herramientas digitales.

 

Incorporación:

A partir de Febrero 2024

Las personas interesadas deberán enviar un currículum vitae y carta de presentación a la dirección de correo electrónico info@agirrecenter.eus con la referencia coordinación de proyectos antes del 26 de enero (inclusive).

Read more
ALC impulsa Laboratorios de Innovación Social para testar nuevos enfoques en políticas de drogas

Recientemente hemos iniciado esta experiencia en Chile, que también se desarrollará en Colombia y el Caribe. Estos son los resultados hasta este momento.


Agirre Lehendakaria Center lleva meses trabajando en el  programa COPOLAD III. Nuestra labor en este proyecto se centra en implementar laboratorios de innovación social especializados en políticas sobre drogas.

 

En Chile nos centramos en el consumo y prevención en infanto-adolescencia; en Colombia abordamos la inclusión social de las personas jóvenes en entornos urbanos y semi-rurales; en el caso de Perú apoyaremos la creación de un sistema de alerta temprana para detectar la violación de derechos humanos; y en Uruguay estamos explorando la posibilidad de testar políticas de alternatividad al encarcelamiento con enfoque de género (DAIS). 

 

Hace unos meses iniciamos el laboratorio en Chile, que se encuentra actualmente en la fase de identificación de áreas de oportunidad para la región del Maule. Actualmente, estamos inmersos en la puesta en marcha del laboratorio en Colombia, en las zonas de Cali (barrio Sucre) y Santander de Quilichao (barrio El Porvenir). Perú y Uruguay iniciarán en los próximos meses. En este artículo te contamos este proceso con más detalle y nuestras percepciones en este momento.

 Proceso en Colombia

La semana pasada iniciamos la fase de lanzamiento del laboratorio de Innovación Social en Cali, barrio Sucre, y Santander de Quilichao, barrio el Porvenir, en colaboración con Corporación Viviendo y el Ministerio de Justicia y del Derecho de Colombia. Esta iniciativa se enmarca en el acompañamiento de COPOLAD a la política colombiana sobre drogas que tiene como uno de los ejes centrales el cambio de narrativas.

El objetivo del laboratorio es generar un espacio para la experimentación en políticas públicas sobre drogas, con el foco en los jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Se trata de una temática amplia que nos permitirá ir más allá del consumo y experimentar en áreas como la inclusión social y la gastronomía. Este proceso reconoce su gran bagaje cultural y alimentario que se refleja en su dispensario de ingredientes como el viche, amasijos, envueltos y prácticas alimentarias como las ollas comunitarias. Desde hace unos años se han posicionado como símbolos de resiliencia y cooperación de la comunidad. 

 

Estos elementos no solo representativos de la gastronomía local, se visibilizan como una oportunidad para abordar los retos desde una perspectiva integral. En el marco del laboratorio, estamos testando el enfoque de innovación social en dos contextos diferentes, que nos permitirá conectar, comparar y aprender de las dos experiencias: por un lado, en una zona semi-rural en Santander de Quilichao, en el barrio el Porvenir; por otro, en la zona urbana del barrio histórico de Sucre en Cali. 

 

Tras una primera recogida de información realizada por los equipos locales, la Corporación Viviendo, el Ministerio de Justicia y del Derecho y la Secretaría de Salud en Santander de Quilichao, organizaron dos sesiones de interpretación colectiva para realizar un primer contraste de las narrativas identificadas en los dos territorios. En las sesiones participaron agentes muy diversos, incluyendo líderes comunitarios, instituciones, fuerzas de seguridad del estado, personas que usan drogas y familias, y asociaciones y organizaciones de base comunitaria, entre otros. 

Además de estas sesiones, se desarrollaron espacios de escucha con grupos y colectivos que se han movilizado de forma comunitaria para transformar realidades complejas, dolorosas y sacudidas por factores como la violencia y el microtráfico de droga. La participación de estos agentes en los laboratorios de innovación social está orientada a conseguir buscar juntos salidas a estas problemáticas que les afectan.

ALC COPOLAD

Primera fase del proyecto: la escucha

En la escucha pondremos el foco en las narrativas de transformación que hemos identificado en los dos barrios en los que trabajamos, y cómo estas narrativas se interrelacionan con la situación de vulnerabilidad en que se encuentran los jóvenes. En esta primera iteración de la escucha, los equipos han identificado la brecha que existe entre la narrativa de cambio estructural que opera en los territorios, y las respuestas puntuales que se están dando a nivel comunitario desde lo artístico, lo cultural y los micro-emprendizajes. Es aquí donde queremos incidir con el enfoque, para conseguir conectar estas acciones en todos los niveles y amplificar su impacto, escuchar a todo el sistema incluyendo las voces del poder y poder experimentar con nuevas soluciones en esa brecha o gap

 

En este sentido, el laboratorio plantea un enfoque sistémico para operar en 5 niveles de impacto. En esta primera visita, hemos facilitado espacios de escucha con agentes locales en el nivel comunitario y pequeña y mediana escala, como son el colectivo Puerto Resistencia, Sapiencia, Innpulsa, las huertas comunitarias del barrio Calipso, o la Casa Arboleda. En las siguientes fases del proceso, los equipos profundizarán en las narrativas de los agentes mencionados y reforzarán la conexión con empresas e instituciones (voces del poder). Esta parte resulta la más sensible dada la desconfianza hacia las instituciones locales y regionales, sobre todo después del estallido social. El proceso de escucha y mapeo sentará las bases para identificar potenciales áreas de oportunidad en los territorios.

 

Tras las sesiones de trabajo, los equipos locales han puesto en valor el enfoque propuesto por Agirre Center para complementar las acciones que ya están realizando a través de los elementos básicos de innovación social (escucha, mapeo, interpretación colectiva y co-creación). Además, mencionan que las herramientas para la sistematización apoyarán la toma de decisiones más estratégicas y el desarrollo de un sistema de gobernanza con mayor capacidad de adaptación a las dinámicas sociales cambiantes. El objetivo principal del laboratorio es el desarrollo de capacidades en los equipos locales; para ello, el equipo de Agirre Center y COPOLAD realizarán un trabajo de adaptación de las herramientas y metodologías al territorio, manteniendo una discusión permanente con los equipos sobre lo que está funcionando y lo que no. Asimismo, se facilitarán espacios que tendrán lugar de forma sistemática para la devolución y contraste permanente del proceso con la comunidad y así generar un análisis compartido.

 

Como próximos pasos, los equipos locales (1) iniciarán el monitoreo de canales de escucha existentes y nuevos en cada uno de los territorios, (2) reforzarán el mapeo de agentes e iniciativas estratégicas, y (3) sistematizarán las potenciales áreas de oportunidad identificadas - entre ellas, micro-emprendimientos de productos gastronómicos como el viche liderados por mujeres, el desarrollo de un potencial centro educativo y cultural en un bien inmueble incautado (SAE), diseño de un sandbox regulatorio para experimentar en materia de empleabilidad, rediseño del rol de los cuerpos de seguridad, o iniciativas en el marco de housing first, todo ello conectado con los dispositivos comunitarios liderados por la Corporación Viviendo, la ruta turística comunitaria en Santander de Quilichao y otras iniciativas existentes en los territorios

 

Así, conseguiremos avanzar en los próximos meses con la sistematización de todo el proceso y la identificación de los primeros perfiles etnográficos y visualizaciones. Tenemos prevista una segunda visita en febrero de 2024 para realizar un análisis compartido con la comunidad de la nueva información recogida por los equipos. 

Qué es el Programa COPOLAD

El programa COPOLAD III tiene como objetivo promover el diálogo técnico y político entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea en temas de drogas.

Por medio de herramientas de cooperación internacional birregional, bilateral, triangular y Sur-Sur pretende, como en fases anteriores, generar un espacio privilegiado para el análisis y discusión de los principales desafíos vinculados al diseño e implementación de políticas de drogas, con la posibilidad de iniciar procesos transformadores y de innovación dirigidos a mejorar la eficacia de las intervenciones y, al mismo tiempo, mejorar sus resultados para el desarrollo sostenible.

 

El programa interviene en 31 países y tiene una duración de 48 meses, habiendo comenzado su ejecución en febrero 2021. La Organización Internacional Ítalo-Latinoamericana (IILA) colidera el consorcio junto con FIIAPP. La Deustche Gesellchaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) y el European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (EMCDDA) participan directamente en ciertas acciones impulsadas, siendo ambas entidades beneficiarias de subvenciones. Además, el programa suma a las instituciones de los estados miembros involucradas en las políticas de drogas.

Read more
Conectores comunitarios: entornos conectados y más inclusivos

Conectores comunitarios: entornos conectados y más inclusivos

Cómo ALC ha ayudado a definir la figura del conector comunitario mediante un proceso de co-creación colectivo

 

Agirre Lehendakaria Center (ALC) ha participado en un proceso de acompañamiento basado en la evaluación evolutiva y co-creación de la figura del conector/a comunitario/a. Una figura trascendental en la comunidad, pero que a menudo se percibe de diferente forma y para la que las partes implicadas a veces ni siquiera se identifican sus funciones de la misma manera. 

¿Cómo conseguir consensuar una definición conjunta y atribuirle unas funciones específicas a este rol? ¿Cómo hacer que todos los agentes implicados en la comunidad participen del trabajo y en las actividades propuestas por esta figura?

Este es el resumen del proceso en el que Agirre Lehendakaria Center ha acompañado en el proyecto Mi casa: Una vida en comunidad y las conclusiones a las que el grupo de trabajo ha llegado.

Agirre Lehendakaria Center (ALC) ha desarrollado los últimos meses un acompañamiento basado en la evaluación evolutiva y co-creación de la figura del conector/a comunitario/a en el proyecto Mi casa: Una vida en comunidad, impulsado por Plena Inclusión, y dentro del marco de la red de proyectos de experimentación en desinstitucionalización impulsada por el Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030.

 

Hemos trabajado en un proceso de experimentación sobre la figura del conector/a comunitario/a como eje de los procesos de desinstitucionalización e inclusión en la comunidad de personas con discapacidades diversas. Esta figura, testada ya en otros países, se percibe a menudo de diferente forma y las partes implicadas a veces ni siquiera se identifican sus funciones de la misma manera. Superada la primera mitad del proceso, se han generado aprendizajes compartidos que contribuirán a la implementación futura.

 

La fase de experimentación del proyecto Mi casa: Una vida en comunidad ha consistido en un proceso de mapeo y escucha comunitaria, donde se han identificado unas percepciones iniciales acerca de la figura del conector/a comunitario/o, basadas en el testeo de la figura en 6 de los diferentes territorios en los que se desarrolla el proceso, y con contextos variados: Sant Pere Claver (Barcelona), Don Benito (Badajoz), Orotava (Canarias), Teruel (Aragón) San Sebastián de los Reyes (Madrid) y Yepes (Toledo).

 

Dichas percepciones, a veces contradictorias entre sí, se han compartido en espacios de interpretación colectiva, para el contraste de las principales narrativas identificadas. Estas etapas iniciales han dado lugar a una serie de ideas clave que han surgido a través de la colaboración conjunta y la evaluación territorial. Además, ALC ha brindado asesoramiento a los/as conectores/as involucrados/as en el proceso, lo que ha permitido una puesta en común y co-creación colectiva de la definición de la figura. 

 

En este proceso han participado más de 70 personas, de una amplia diversidad representativa en todos los aspectos: agentes del proyecto Mi casa, agentes institucionales, agentes económicos, responsables del proyecto Mi casa en las entidades, así como diversos profesionales, asociaciones y ONGs, familiares, vecinos de cada territorio, entre otros.

La aplicación del enfoque de ALC

Uno de los principales retos a los que ALC se ha enfrentado en este proyecto ha sido el de reunir a todas las partes interesadas y en las que la labor del conector comunitario está implicada, y desarrollar con ellas un proceso en diferentes fases, que ha culminado en la creación conjunta del rol del conector comunitario.

 

ALC ha implementado para este proceso la metodología de la evaluación evolutiva. A diferencia de los sistemas de monitoreo tradicionales, la evaluación evolutiva es un proceso de análisis, diálogo y reflexión que permite a los equipos comprender lo que su intervención está logrando en tiempo real y lo que está permitiendo o impidiendo el cambio deseado. Así, permite incluir cambios y ajustes internos y externos en el proceso de experimentación en tiempo real, basados en las percepciones y barreras identificadas entre los agentes involucrados en el programa.

El equipo de evaluación evolutiva ha trabajado de manera coordinada con los diferentes equipos de evaluación y con los conectores comunitarios de cada territorio, así como los directores de cada vivienda y responsables de las entidades. Se les ha apoyado en la recogida de información directa de los usuarios y se ha complementado con información del entorno y relativa a otras fuentes. Las técnicas, por tanto, se han adaptado al enfoque general y al proceso, tratando de completar los ángulos muertos identificados, incluyendo el cambio más significativo, la identificación y priorización de barreras y facilitadores para el cambio o la identificación de percepciones en tiempo real sobre el proyecto Mi Casa.

 

En cada territorio ALC ha trabajado en la evaluación evolutiva de la mano de los conectores/as comunitarios/as de cada lugar, junto con la ayuda de las entidades locales y Plena Inclusión. Además, se ha implicado  a todas las partes interesadas (conectore/as, entidades participantes, Plena Inclusión, familiares, agentes externos que trabajan en el ámbito de la discapacidad, miembros de la comunidad en general, entre otros), quienes han aportado sus perspectivas, percepciones y experiencia para lograr una definición final sólida y consensuada. Esta diversidad ha sido fundamental para garantizar que todas las voces sean escuchadas y que el resultado final refleje de manera precisa los objetivos establecidos.

 

Para ello se ha llevado a cabo un enfoque estructurado en distintas fases, que han ido desarrollándose en cada territorio: elaborar un mapeo comunitario; escucha y análisis de narrativas; interpretar de forma colectiva el análisis de dichas narrativas; generar conexiones e implementar ideas, proyectos o iniciativas que responden a los retos y oportunidades detectados a través de la escucha; y ejecutar procesos participativos de nuevos proyectos de experimentación.

 

Se trata de un largo proceso en el que resulta interesante destacar cómo se han ido abriendo múltiples abanicos de posibilidades para definir esa figura

 

¿Cómo se percibe este rol?

“La definición de estos roles hay que revisarla. Han pasado ya bastantes meses porque al principio me chocaron cosas, pero pensé bueno, espérate a ver, porque esto se está definiendo y es algo a desarrollar, vale, pero pasa el tiempo y sigue habiendo como una desconexión” 

Responsable de Entidad

 

En la fase de escucha se extrajeron interesantes conclusiones sobre la figura del rol comunitario:

  • Existe una percepción generalizada del/la conector/a como figura desconocida. Muchas narrativas comparten la idea de que es una oportunidad muy importante para co-crearlo de manera conjunta.

  • Se ha identificado un debate vigente entre los equipos profesionales acerca de la función y las formas de trabajo del rol comunitario, con dos versiones que han ido evolucionando y que coexisten a lo largo de todo el proceso:  La figura del conector comunitario implica vincular a personas de la vivienda con la comunidad. Y que la tarea de quien ocupa el rol es generar un cambio en la comunidad.  

  • La percepción del rol comunitario entre la gente de la comunidad es entendida como necesaria, una vez se explican sus funciones.

  • Las comunidades perciben los espacios de interpretación colectiva como mecanismos que necesitan ser sostenidos en el tiempo apoyados por los ayuntamientos. Y, en consonancia con esto, se entiende a la persona conectora como alguien que tiene un rol determinante en la vida comunitaria.

  • Existe una percepción compartida que asegura que la actitud y la personalidad de la persona conectora influyen de manera directa en la consecución de los objetivos asociados al rol. 

  • Existen narrativas diversas y contradictorias en cuanto a las funciones de facilitadores y conectores.

  • La mayoría de las personas consultadas comparte cierta angustia y preocupación acerca de las condiciones laborales de las personas que ocupan el rol comunitario

  • Las narrativas de competencia entre entidades y conectores conviven con las de cooperación. Las entidades desconocen las implicaciones del rol comunitario y, por otro, resaltan la dificultad de la inserción del rol en la entidad. Por otro lado, existen narrativas de entidades que no entienden el valor añadido del conector.  

 

La co-creación de la figura del conector comunitario

Al tratarse de un proceso de experimentación, el proceso ha diseñado espacios de co-creación y co-diseño de respuestas específicas que puedan complementar y mejorar las ideas existentes en torno a la figura del conector/a

 

Una idea clave que se desprende del trabajo en los territorios es el papel del conector como agente de transformación de la comunidad en un sentido amplio, en contraposición a una visión centrada únicamente en la discapacidad y desde la perspectiva del ocio.

 

La co-creación facilita la adaptación e interconexión de las ideas en curso en el área, en este caso sobre el prototipo de la figura del conector/a comunitario/a para su definición, que abordan las brechas y oportunidades identificadas. 

Con la validación, consolidación y adecuación de los perfiles a partir del ejercicio de contraste con los conectores y diversos agentes, los principales puntos focales se han establecido en:

  • la definición del rol  
  • jornada de trabajo 
  • habilidad y cualidades 
  • valor añadido del conector para el proceso de desinstitucionalización 
  • financiación del rol 
  • herramientas, formación y acompañamiento

 

Aprendizajes y conclusiones

 

Los principales aprendizajes sobre la co-creación del rol del conector comunitario reflejan la importancia del mismo como un agente de cambio en la inclusión social y destacan los desafíos y aspectos a considerar para su implementación y sostenibilidad

 

El valor añadido que proporciona este rol es ser un elemento nuevo e innovador dentro de un ecosistema que, aunque tiene el objetivo identificado, no está logrando alcanzarlo. Por lo tanto, este rol busca abordar el trabajo de manera diferente y evaluar si los resultados obtenidos pueden ser distintos.

En los próximos meses, continuaremos experimentando en estas cuestiones a la par que apoyamos a lxs conectorxs de los diferentes territorios en sus propios procesos de experimentación. De manera paralela, ALC continuará su trabajo de conexión comunitaria del proceso Getxo Zurekin. 



Historia de la experiencia de un conector comunitario

Read more
Evaluación evolutiva

Evaluación evolutiva como metodología para procesos de cambio de sistemas. ¿En qué se basa?

En los procesos de cambio de sistemas o proyectos de innovación social la fase de evaluación resulta compleja. Las metodologías tradicionales no ofrecen la respuesta necesaria. Puesto que los procesos de cambio de sistema no son lineales y en el que no existen soluciones de partida, sino que estas surgen en el propio proceso, no sirven tampoco los métodos de evaluación tradicionales.

En estos casos, la evaluación evolutiva es la solución. Esta metodología mantiene el proceso activo y se centra en bucles repetitivos, basados en la exploración de hipótesis, aprendizaje, comunicación y gestión.

 

¿Cuáles son los procesos complejos en innovación social?

Los entornos complejos para las intervenciones sociales y las innovaciones son aquellos en los que no se sabe qué hacer para resolver los problemas y las principales partes interesadas están en conflicto sobre cómo proceder.

 

¿Cómo gestionar y evaluar los procesos de cambio e innovación?

 

Los enfoques de evaluación tradicionales están diseñados para programas y proyectos que ejecutan procesos lineales, en contextos estables y tienen como objetivo encontrar soluciones a problemas definidos, utilizando prácticas bien conocidas.
En estos casos, la evaluación valora los resultados después de aplicar las soluciones, centrándose en la rendición de cuentas para comprender preguntas, como: ¿hicimos lo que dijimos que haríamos? ¿Ha generado esto el impacto que pensábamos generaría?

 

Pero, ¿cómo se evalúa la complejidad? ¿Cómo se evalúa el valor de un proceso de innovación que no es lineal, que aborda un problema complejo, que opera en un contexto caracterizado por lo desconocido y en el que no se plantean las soluciones de partida si no que surgen en el proceso?

 

La Evaluación Evolutiva (EE) ofrece un enfoque de evaluación que puede apoyar los procesos de innovación, a través de bucles que retroalimentan la información en tiempo real, y ayuda a captar el impacto emergente. 

 

Su valor añadido reside en que mantiene el proceso activo y permite hacer preguntas que guían a las personas que asumen los retos en la toma de decisiones.



Características de la evaluación evolutiva

 

La evaluación evolutiva va más allá de la rendición de cuentas y se centra en:

  • Explorar hipótesis, haciendo preguntas como: ¿lo que estamos haciendo nos está

ayudando a conseguir nuestros objetivos?

  • Aprendizaje: ¿Qué está funcionando? ¿Qué es lo que no funciona? ¿Qué es lo que hay que cambiar? ¿Qué necesitamos seguir haciendo? Los espacios de aprendizaje y reflexión son claves para contrastar y adaptar continuamente nuestras acciones para generar el impacto deseado.
  • Comunicación: ¿Qué está sucediendo? ¿Qué impacto estamos generando? La

comunicación interna mantiene alineados a los equipos internos y la comunicación

externa es clave para involucrar a las partes interesadas en la construcción del

movimiento y el cambio de los sistemas.

  • Gestión: ¿Cuáles son nuestras hipótesis para activar la transformación? ¿Cuáles son las actividades que haremos? ¿Cómo estamos contrastando las actividades que estamos haciendo? Este último elemento trata de captar y hacer un seguimiento de cómo la EE apoya el cambio de los sistemas.



Evaluación tradicional vs evaluación evolutiva

Reflexión de Evaluación Tradicional vs. Evaluación Evolutiva por Michael Quinn Patton:

Evaluación Tradicional

Evaluación evolutiva

Objetivos: Apoyar la mejora incremental y la medición

Apoyar el proceso de innovación y adaptación a entornos dinámicos

Roles y responsabilidades: los evaluadores son externos al programa para asegurar su independencia y objetividad

Funciona como un grupo interno, integrado en el proceso de implementación y testando nuevas soluciones en tiempo real

Medición: Se centra en unos criterios explícitos y pre-establecidos

Centrado en los valores del programa y comprometido con el impacto a largo plazo

Resultados: Informes formales, y casos de buenas prácticas

Feedback en tiempo real, centrado en el proceso de aprendizaje, además de informes.

Complejidad: el evaluador trata de controlar el proceso de evaluación

Capacidad de respuesta inmediata, sin control total sobre el proceso

Criterios fundamentales: rigor, independencia, credibilidad con agentes externos y análisis crítico

Adaptabilidad, mentalidad de sistema complejo, ambigüedad, apertura y agilidad, trabajo en equipo

       (PATTON, 2006) 

Aprender con la evaluación evolutiva. Cambio de mentalidad sobre cómo se percibe la evaluación

 

En los enfoques de evaluación tradicionales se llama al evaluador al finalizar el proyecto, se capta el impacto y se presentan los resultados. De hecho, este ciclo de evaluación dificulta el aprendizaje, ya que la información llega tarde para ayudar a la toma de decisiones sobre elementos clave como la estrategia y la visión.

 

El uso de la evaluación evolutiva requiere una mentalidad específica y la comprensión de lo que la evaluación aporta al proceso de innovación.

 

La evaluación evolutiva es constante. Comienza al principio de un proyecto y sigue a lo largo del mismo. Se trata de situar la evaluación dentro de la complejidad del cambio social para apoyar la toma de decisiones desde las primeras etapas de una intervención. 

Sin embargo, esto trae consigo desafíos: ¿cómo evaluar el valor añadido de un proceso cuando no se sabe qué camino se va a tomar ni dónde te puedes ver involucrado?

 

La introducción de la evaluación evolutiva como enfoque supone un cambio de mentalidad en relación a la forma en la que se percibe normalmente la evaluación. Y, a menudo, escuchamos: «no estamos realmente seguros de tener resultados que compartir y sentimos que es demasiado pronto para evaluar».

 

Por lo tanto, la explicación de los diferentes elementos que forman una evaluación evolutiva y el aprendizaje, como elemento central, han tenido que ser explicados a lo largo del proceso. 

 

La evaluación evolutiva supone que se aprende con la práctica, se comprende el valor que la evaluación evolutiva aporta a través de la exploración, la experiencia y la experimentación. En este proceso, además, surgen nuevas preguntas

 

En lo relativo a la recogida y explotación de los datos, la evaluación evolutiva puede trabajar con datos que hayan sido recolectados a través de otros procesos; e incluso establecer procesos específicos de recopilación de datos para apoyar la toma de decisiones. 

 

Los diferentes roles en la evaluación evolutiva

 

La evaluación evolutiva no separa roles de la misma forma que el enfoque tradicional. 

El ejercicio de evaluación es un esfuerzo de equipo, en el que cada miembro del equipo de innovación juega un papel en el proceso de evaluación

El equipo de evaluación combina tanto el conocimiento interno de las organizaciones involucradas, como la capacidad para incorporar conocimiento del exterior, además de plantear preguntas que faciliten la reflexión.

 

Así, en las iniciativas de cambio de sistemas, el papel de los diseñadores y los evaluadores está interconectado. Encontramos el equilibrio para fomentar y mantener una tensión de innovación sana. Demasiados cambios y demasiada incertidumbre, y el equipo se perderá; si los cambios no son significativos o son pequeños, se estará volviendo a repetir lo que ya se ha hecho anteriormente.




Sistematizar los procesos con la evaluación evolutiva

 

Sistematizar e integrar la evaluación evolutiva en los procesos de trabajo define en:

 

  1. ESCUCHA

Mediante entrevistas semiestructuradas y observaciones, los actores involucrados en la recogida de información en la evaluación actual, recogen la información para cada uno de los niveles. Esta información se integra en una matriz.

 

  1. ANÁLISIS

Utilizando las matrices diseñadas se integran en la herramienta de evaluación, como Sensemaker,  y se realiza el análisis para cada uno de los niveles.

 

  1. INTERPRETACIÓN COLECTIVA

Con el objetivo de contrastar y enriquecer la información recogida y analizada, se organizan sesiones de grupo involucrando a la diversidad de actores que forman parte o implicados indirectos.

Estas sesiones son importantes para ir más allá del análisis, identificando y asegurando la implementación de acciones que marquen una ruta hacia el impacto que se desea obtener. En estas sesiones será importante identificar y reflexionar: ¿cuáles son las oportunidades

que se podrían accionar?, ¿cuáles son las barreras que están impidiendo

el impacto que deseamos generar?, ¿qué conexiones se podrían generar?,

¿qué acciones que estamos haciendo no son necesarias?, ¿qué acciones que no estamos haciendo se podrían incorporar?

 

  1. ITERAR EL ANÁLISIS Y LAS ACCIONES

En base a lo reflexionado en las sesiones de interpretación colectiva desarrolladas, iterar el análisis de los materiales desarrollados y las acciones de los actores involucrados.

 

En un proceso de Evaluación Evolutiva se recogen oportunidades para generar espacios de co-creación y explorar soluciones con las personas que participan en el proceso. Del análisis de las percepciones recogidas y en base a lo recogido en las interpretación colectivas, se puede empezar a vislumbrar oportunidades que activar a futuro.

Read more
X Aniversario ALC: Andoni Zubizarreta

X Aniversario ALC: Andoni Zubizarreta

“Tenemos que estar abiertos a ver qué elementos de fuera nos pueden ayudar a crecer”

Andoni Zubizarreta es un ex futbolista, poseedor de seis títulos de Liga y una Copa del Campeonato, y ex director deportivo del FC Barcelona, el Athletic Club y el Olympique de Marsella. Nacido en el valle cooperativo de Mondragón, es columnista en El País y comentarista deportivo en Bein. Recientemente ha cursado estudios de Gestión Deportiva en la Universidad de Columbia de Nueva York.

Read more

Ver más

Formulario (Necesito más info aquí, estoy a espera de respuesta)